Acceso clientes de Latinoamérica

Contácto en toda Latinomérica

  • Llámanos o escríbenos vía WhatsApp+058 414.2357851
  • Email:info@hostingmediaweb.com

Cerrar ventana

Solicitud de Soporte

¿Cuánto o cómo debería cobrar un freelance?

¿Cuánto o cómo debería cobrar un freelance?
  • 18
    Ago

¿Cuánto o cómo debería cobrar un freelance?

Establecer tarifas como freelance sigue siendo la pregunta del millón de muchos diseñadores, programadores, desarrolladores, webmasters, communities, etc. etc., es por eso que hoy queremos compartir una historia contigo. La historia es de dos diseñadores. Los dos diseñadores hacen aproximadamente $ 1,500 por mes. Ambos diseñadores tienen habilidades y capacidades iguales,  tienen una cartera y calidad de trabajo similar. Sin embargo, hay una gran diferencia entre estos dos diseñadores.

Un diseñador está trabajando más de 60 horas por semana (casi 9 horas al día, de lunes a domingo) mientras hace malabares con una tonelada de clientes. El segundo diseñador trabaja de 20 a 25 horas por semana (5 horas al día, sin trabajar para nada los fines de semana) mientras maneja solo unos pocos clientes.

Ambos diseñadores son similares, pero uno trabaja significativamente más que el otro. ¿Como sucedió esto?

La diferencia está en el precio

tarifas como diseñador

Los dos diseñadores son la misma persona en diferentes momentos de su carrera. El primer diseñador estaba al comienzo de su carrera independiente. Estaba manejando sus precios de manera incorrecta y trabajando demasiadas horas al día, durante muchos -o todos- los días de la semana, en demasiados clientes distintos, para ganarse la vida.

El segundo diseñador es el mismo 6 meses después. Implementó nuevas estrategias de precio en su carrera profesional independiente, y su vida cambió como resultado de ello. Era la misma persona, con las mismas habilidades y calidad de trabajo, pero recortó la cantidad de horas que trabajó en un tercio.

El objetivo de esta publicación es compartir con la comunidad de creativos algunos de los cambios que pueden realizar y con ello empezar por aprender a valorarnos a nosotros mismos. Estos cambios ayudaron al mismo diseñador del que estamos hablando a ganar más ingresos en menos tiempo. Si implementas estos cambios, te podrán ayudar a hacer lo mismo.

Con los precios, no se trata solo del dinero. Se trata de la calidad de vida. Como ves en el ejemplo, el diseñador que redujo sus horas de trabajo sigue teniendo los mismos ingresos. Simplemente trabajó menos horas, lo que le dio más tiempo para disfrutar de la vida, escribir y crear cosas significativas (tener en qué y con quién gastarse el dinero que gana).

Puedes utilizar los precios para aumentar tus ingresos y disminuir la cantidad de trabajo.

La mayoría de los freelancers comienzan con una tarifa por hora

tarifas como diseñador

La mayoría de los freelancers comienza de esta manera. Cobrando una tarifa por hora por el tiempo que trabajan.

Un cliente acude a ti y estimas la cantidad de horas que tomará un proyecto, o utilizas un software de seguimiento del tiempo en tu computadora. Esto literalmente rastrea la actividad de tu equipo mientras trabajabas en el proyecto.

Al comenzar, esta no es una mala idea para que los freelancers se valoren a sí mismos. Eres compensado por el tiempo que trabajas. Pero en última instancia, este método de facturación es limitante. Cuando el diseñador del que hablamos en este artículo comenzó a fijarse precios por hora, comenzó con una tarifa de $ 15 por hora. Con el tiempo, siguió aumentando su tarifa de $ 15 a $ 25, $ 40 y más. Sin embargo, en algún lugar alrededor de ese rango de $ 60 por hora notó un cambio importante en su forma de pensar.

A $ 40 por hora, estaba empezando a trabajar con clientes de mayor calidad que tenían presupuestos decentes. Sin embargo, todavía estaba cobrando por hora. Todo esto culminó en un proyecto específico que cambió completamente su forma de pensar sobre los precios.

A los clientes no les importa si te toma 20 minutos o 20 horas completar el proyecto. A los clientes les importa que el trabajo esté hecho y se haga bien.

Un ejemplo de precio por hora que terminó mal

Un cliente viene a tí por una publicidad que subiste a una de esas webs que esta llena de diseñadores esperando por cualquier cliente para un proyecto, tu tarifa es $ 50 por hora. Estas feliz ya que parece un gran cliente. Proporciona todos los archivos y el contenido por adelantado. Te lo da todo y luego le realizas el diseño web que te encarga. Terminas el sitio web en 4 horas …Y lo peor de todo, el sitio web se ve muy bien.

Acabas de crear un sitio web de alta calidad para esta persona, y solo te ha pagado $ 200 por el trabajo. El cliente esta extasiado y feliz de haber terminado tan rápido, y los dos se separan después del proyecto.

Algo anda mal. Te das cuenta de que el sitio que acabas de crear para ese cliente valía mucho más dinero. Sabes que la gente está cobrando mucho más por sitios de igual alcance. Sabes que tienes que cambiar tus precios.

¿Por qué el precio basado en el proyecto es mejor?

tarifas como diseñador

Después del proyecto de diseño web de 4 horas, te das cuenta de que estabas cometiendo una injusticia grave al facturar cada hora. Eres bueno en tu oficio y trabajas rápido. Si pudieras comenzar a cobrar según el proyecto, y no por el tiempo que trabajas, tendrías un gran potencial para ganar más ingresos en menos tiempo. Y eso es lo bello de las tarifas basadas en proyectos.

Cuando cobras en función del proyecto, estás vinculando el precio del proyecto al resultado final del cliente. El resultado final es todo lo que le importa al cliente.

Apenas 30 días después del incidente con el proyecto de diseño web de 4 horas te encuentras con otro cliente. Este cliente no te encuentra a través de esa webs que están llenas de diseñadores y no tiene una idea preconcebida de tus precios.

Necesita un sitio web para su negocio. Esta vez pones el precio al proyecto basado en un alcance predefinido del trabajo. Haces hincapié en el resultado final del proyecto y no en la cantidad de tiempo que trabajarás.

Terminas vendiendo el proyecto por $1850. El sitio web te tomó aproximadamente 6 horas para construir. Y esta es la cosa, el cliente se fue feliz. Le encantó su nuevo sitio web.

Cambiando el enfoque de tu trabajo independientemente al tiempo que trabajaste y hacia el valor que entregas, cambia todo. Cambia completamente tu potencial de ingresos y cuánto ganas.

Es en este punto es cuando te das cuenta de que esta era la forma correcta de hacerlo. Comienzas a tasar todo en tarifas basadas en proyectos. Las tarifas basadas en proyectos ayudan a aumentar tus ingresos mientras trabajas mucho menos tiempo. Pero la pregunta más importante es: ¿Cómo se obtiene un punto de precio para estos proyectos?

Determina cuánto cobrar

tarifas como diseñador

Aunque avanzar hacia las tarifas basadas en proyectos suena beneficioso, aún queda la pregunta de cuánto debe cobrarse por un proyecto.

Esto es algo desafiante que muchos creativos arruinan desde el principio. A menudo, los creativos establecen sus tarifas basadas en proyectos en unos pocos criterios desalineados.

Error # 1

Para establecer tarifas basadas en proyectos, muchos creativos estiman el tiempo que pasarán creando/trabajando. Miran el alcance de un proyecto, estiman la cantidad de horas y luego multiplican las horas por su tarifa por hora. Agregan algunas horas adicionales y envían una cotización.

Esta es la manera incorrecta de ir. Si vas a hacer esto, entonces también podrías facturar al cliente cada hora. El uso de este método supone un riesgo mayor para ti si el alcance del proyecto comienza a aumentar.

Si bien nunca deseas ofertar un proyecto por debajo del tiempo que te llevaría, cobrar de acuerdo con un estimado del tiempo es el camino equivocado.

Error # 2

Otro problema es que muchos creativos basan sus precios en lo que cobran otras personas. Saben que esta persona cobra tanto por un proyecto, por lo que cobran en consecuencia y ajustan sus tarifas al precio del mercado.

Ninguno de estos métodos de fijación de precios hace nada para ayudarte a ganar más dinero a largo plazo. Ambos métodos de fijación de precios te mantienen atrapado en la misma rutina de bajos salarios por mucho trabajo.

Entonces, ¿cuánto debo cobrar?

La verdad es mucho más simple de lo que piensas. Se trata de un método simple para determinar tu precio.

La Solución: Hacerlo

Sí, ¡reinvéntate! Crea un precio para cada cliente. No hay una fórmula, no hay reglas, y no hay una manera perfecta de hacerlo. En su lugar, tu precio se compone de un puñado de criterios que explicaremos a continuación.

Criterio # 1 – ¿Me gusta este cliente?

tarifas como diseñador

Esto parece una forma ridícula de basar tus precios, pero es uno de los criterios más importantes.

Cuando llega un cliente, dejas que esa persona entre en tu vida. Estarás colaborando con ellos y ayudándolos durante los próximos meses o años (dependiendo del tipo de trabajo y contratación). Por lo tanto, cuánto te gusta un cliente, si te sientes cómodo con él, si no se convertirá en un factor perturbador; y cuánto de nueva experiencia, retos y exigencias traerá a tu carrera (que estás ávido y dispuesto a asumir), es extremadamente importante.

Puede aparecer un cliente corporativo, con un gran presupuesto para el proyecto que desea desarrollar, pero que creativamente no es estimulante.

Por otro lado, igual puede aparecer un cliente totalmente artístico. Tal vez sean un músico o un artista visual. La visión para su proyecto puede ser absolutamente creativa, pero quizás su presupuesto no sea tan grande.

Otras veces, todo se reduce a la personalidad del cliente. A veces los clientes pueden ser exigentes o tener una gran atención a los detalles. Si bien estos no son malos rasgos en los clientes, vale la pena anticipar desde el principio si no te molesta lidiar con sus exigencias, y por el contrario las ves como retos que te harán crecer, pero siempre atento a que sus “requisitos en crescendo” no se salgan del presupuesto inicial.

La simple pregunta de «¿Me gusta este cliente?», te puede acercar más a determinar un punto de partida para establecer el precio del proyecto.

Criterio # 2 – ¿Cuánto espero que este cliente esté dispuesto a pagar?

Este se vuelve un poco complicado en el aspecto ético, pero es el criterio más importante de todos. Por ejemplo, digamos que dos prospectos vienen a ti con necesidades similares para un proyecto.

El primer prospecto es Startup Luis. Luis tiene un negocio genial, una idea creativa para su proyecto y parece agradable y fácil de trabajar. Tú discutes el alcance del proyecto de Startup Luis y él tiene un presupuesto de $ 1,800. Después de ver el alcance y el presupuesto, decides que estarías feliz de tomar este proyecto por $ 2,500.

El segundo prospecto es el corporativo Andrés. Andrés tiene un gran negocio establecido. Tiene una gran idea de lo que está buscando y parece agradable y fácil de trabajar. Discutes el alcance del proyecto de Corporativo Andrés y él tiene un presupuesto de $ 4,000. Ambos clientes tienen ámbitos de trabajo similares, pero ambos tienen diferentes presupuestos en mente.

Éticamente, tú pensarías que si vas a cobrar a Startup Luis $ 2,500 por un proyecto, entonces deberías cobrarle a Corporate Andrés la misma cantidad por un proyecto similar. Esta parece ser la forma correcta de manejar las cosas, pero en realidad esto puede perjudicarte.

Si te acercas a Corporación Andrés y dices: «Sé que tiene un presupuesto de $ 4,000, pero puedo hacer este proyecto por $ 2,500», entonces estás destruyendo el valor del trabajo (y el tuyo como profesional). Cuando subestimas las expectativas de precios del cliente, estás enviando señales al cliente que dicen «No soy tan bueno», «Mi trabajo no es de la calidad suficiente» o «No valgo lo que está dispuesto a pagar»

La carga basada en el alcance del proyecto parece ética y como una idea correcta, es decir: cobrar lo mismo por trabajos similares. Pero en realidad, cobrar de acuerdo con las expectativas del presupuesto del cliente es una forma más segura de ir. Si puedes alinear tus precios con sus gastos esperados, mejorarás tus ingresos y tus posibilidades de ganar el proyecto.

Cómo calcular el presupuesto del cliente

tarifas como diseñador

Hay dos formas sencillas de calcular el presupuesto del cliente.

1) Cuando el cliente pregunta por primera vez sobre el proyecto, siempre haz una serie de preguntas.

Una de las preguntas que siempre se debe hacer es: “¿Tiene un presupuesto reservado para este proyecto y está sobre X?”. Esto elimina por primera vez a los clientes de bajo presupuesto, y con frecuencia los clientes responderán y le informarán el presupuesto que tienen disponible. .

Sólo pedir el presupuesto va por un largo camino. El cliente no siempre revelará esto, pero si no se lo pides nunca lo sabrás.

2) La pregunta del millón: a menudo los clientes te pedirán una cotización del proyecto. Cada vez que recibas esta pregunta responde con un amplio espectro.

Puedes decir algo como: “Podría costar entre $ 1,000 y $ 5,000 dependiendo del alcance. ¿Tenía en mente un presupuesto que quería designar a este proyecto?

Criterio # 3 – ¿Cuánto valor estoy proporcionando a este cliente, y él a mí?

El tercer y último criterio para basar los precios es cuánto valor le estás proporcionando al cliente, y/o él a tí. Muchos blogs y libros se refieren a esto como «precios basados ​​en el valor» y se han convertido en una palabra popular en la industria del trabajo independiente; todo tiene un “costo” y un “valor”, y casi nunca coinciden en el monto, o al menos el segundo no siempre es cuantificable.

Con los precios basados ​​en el valor, la idea es que fijes tu precio contra el valor que tu trabajo le está brindando al cliente, o viceversa. A veces puedes cuantificar este valor en números específicos. Otras veces los beneficios pueden ser intangibles.

Si puedes ponerle un precio al valor que le proporcionas al cliente, o él a tí, entonces comenzarás a ver cómo aumentan tus ingresos (o beneficios, que no necesariamente tienen que ser en ingresos directos de dinero), como resultado de ello.

Por ejemplo: estás haciendo un diseño de sitio web o un proyecto de marca para un cliente, entonces les estás proporcionando un valor significativo. Le estás ayudando a mejorar su presencia en línea y está mejorando su percepción de marca. Esto les ayudará a impulsar más ventas y aumentar los ingresos de su negocio.

Otro ejemplo: Digamos que estás trabajando con un cliente en el lanzamiento de un producto. Tal vez estés diseñando la portada de su libro. Sabes que le estás proporcionando un valor que le ganara mucho cuando lancen el producto y realicen ventas. Concéntrate en el hecho de que tu servicio los ayudará a ganar más dinero y a fijar su precio contra ese valor.

Igual está otro caso: en el que quien te está contratando pueda -a raíz de sus relaciones o relevancia en el mercado- promocionarte, expandirte o llevarte a otras contrataciones con otros clientes de igual importancia, o tipo de trabajo que desees realizar; esto obviamente tiene un valor para tí, que sin ser cuantificable debes considerarlo al momento de establecer tus costos.

Lo mejor de los precios basados en el valor es que no se tiene en cuenta el tiempo. Si puedes hacer un cambio en el negocio de alguien en una hora y le proporcionas un valor significativo (o él a tí), entonces puedes recibir una gran paga por ello, en forma monetaria o a manera de promoción, publicidad, ubicación de más y mejores clientes, más y mejores trabajos.

No hay fórmula

tarifas como diseñador

Como puedes ver, estos tres criterios no ofrecen una fórmula o una forma perfecta de calcular los precios. En su lugar, son métricas intangibles para basar tus precios.

Al determinar el precio, mira estas métricas y considéralas, pero siempre recuerda que con el precio, no hay reglas.

No hay nada ético o incorrecto en cobrar igual o más a un cliente que a otro, por hacer exactamente o casi lo mismo.

Trata de recordar que el cliente siempre va a tener la decisión final de contratarte o no, independientemente del bajo, alto o justo costo que le presupuestes. El hecho de que te presente un precio o una propuesta de valor no significa que tengas que aceptarla. Con los precios, lo peor que puede pasar es que el cliente diga que no, pero lo que nunca puedes aceptar es que él diga cuánto cuesta tu trabajo o qué valor tienes como profesional.

Experimenta un poco, prueba métodos nuevos y comienza a cobrar más. Te sorprenderán los resultados.

Más información sobre tarifas

¿Quieres empezar por saber -o tener un estimado de- cuánto cobrar por tu hora como freelance?

Te dejamos el link de la calculadora de Imperio Freelance que te puede ayudar, aquí.

Reviews and expert opinio 
Directorio de Web hosting Venezuela